PIELES Paula Quintana

Habitarse más allá de donde llega la conciencia. Vivir alterando la lógica del sentimiento. No querer saber, no querer sumar ningún resultado. Dejarse existir a la deriva. Flotar en silencio después de haber luchado contra todas las corrientes. Vivir en lo invisible. Vivir en las Pieles.

Un viaje emocional con el que reconciliarnos con la humanidad de los sentimientos. Una continua lucha y pacificación con las propias emociones. Batallas encerradas y protegidas bajo nuestras Pieles en las que el fin no es la victoria, sino el mero hecho de vivir y dejarse vivir frente a una extendida necesidad de sacar conclusiones, de obtener resultados. Intentar ser y estar en cada momento presente, dejando que las pieles huelan, suden, sangren, cambien, sientan.
“Ahogada en la búsqueda del equilibrio, consigo respirar cuando me rindo ante lo que soy en cada momento”
Las víctimas de las “corriente de aguas revueltas” se ahogan al quedar extenuadas luchando contra la fuerza del mar para alcanzar la orilla. Para sobrevivir hay que dejarse arrastrar por la corriente hasta la zona en la que pierde fuerza y poder nadar de nuevo hacia la costa.

 

http://youtu.be/J_gU16_SObI