SER DEVENIR / LARA BRONW

Cómo generar multitud de maneras de mirar un cuerpo .

 

Miniresidencias 333’33 LEAL.LAV

Perder la forma humana podría pensarse como una invitación a la mutación, como un salirse de sí mismo hacia nuevos parámetros de lo sensible. Perder la forma humana como una elección del camino de la auto creación permanente, del espíritu libre que se emancipa de la razón y de los dogmas modernos occidentales en busca de una sensibilidad diferente. Un modo de fuga del sujeto sujetado a sentidos comunes rutinizados que definen cómo y qué deben ser los cuerpos, las almas, los pensamientos, las conductas, las voluntades.

Diana Lucena

SER DEVENIR trata de formular un lugar y un cuerpo que por su manera de habitarse no se pueda señalar como una sola naturaleza definida. Habitar el prefijo trans- como un estado continuo de la forma humana en su relación con la arquitectura de un espacio. Comprobar los híbridos emergentes entre cuerpo, materiales y atmósferas.

SER DEVENIR, como una realidad entendida en un cambio perpetuo, una realidad inesperada en la que se imposibilita una etiqueta, un nombre concreto, que pretende generar una huída de la idea sedentaria que define una forma humana.

SER DEVENIR forma parte de la investigación que se realiza proponiendo un proceso de desidentificación con el fin de formular un estado que haga posible habitar la libertad. Se propone un vínculo con las palabras que Paul B. Preciado utiliza para hacer referencia al concepto queer, en las cuales define este concepto como un conjunto de estrategias de resistencia a la norma, habitándolo así en este trabajo a través del cuerpo, en un ejercicio que propone la desidentificación del mismo.

 

Lara Brown, 1986.

Se dedica a la investigación y creación artística desde la escena. El desarrollo de su trabajo gira en torno al análisis de la idea de identidad, el cuerpo y la transformación de este como soporte artístico y generador de pensamiento.

En su trayectoria está presente la necesidad de atravesar y pensar diferentes contextos artísticos en los cuales la obra solicita la presencia del cuerpo y el movimiento, desplazando la idea de escena como espectáculo y proponiendo otra dimensión temporal para la ejecución de la misma así como otra disposición para los ojos que la miran.

Entiende el trabajo de creación como un lugar donde se dan encuentro todas las disciplinas en pos de formular una idea a través de un gesto poético. Esta insistencia en huir de una etiqueta que denomine su trabajo como una disciplina concreta le lleva a formular denominaciones híbridas del mismo que se van colando en contextos definidos como danza, conciertos, museos o laboratorios de investigación.

En el ultimo año ha fundado el colectivo SUGA, junto al artista SEPA y el artista plástico Julio Linares, en el programa “ artistas en residencia” de Casa Encendida y CA2M durante 2017. A su vez ha comenzado una investigación “Cómo generar multitud de maneras de mirar un cuerpo”, a partir del programa de ayudas para la creación de INJUVE, 2016/17. Entre otros trabajos ha formado parte como performer en Una Exposición Coreografiada, comisariada por Mathieu Coppeland, en CA2M. Es mediadora y perfomer de la exposición Todas las Variaciones son válidas. Incluida esta. Esther Ferrer, en MNCARS, y ha colaborado como performer con El Conde de Torrefiel en el proyecto Movimientos Cósmicos.